malformed Viviendas en Málaga | Promotora y Constructora | EDIPSA

Rehabilitación

Una vez adquirida por parte de EDIPSA la propiedad del Palacio de los Ugarte-Barrientos, se inicia un proceso de recuperación del edificio en el que se fija como meta conjugar la adaptación a realizar en un edificio con más de dos siglos de antigüedad y destinado al uso que se le reservaba a partir de entonces, con la conservación de su estructura, su distribución interior y sus elementos constructivos para poder recrear, lo más fielmente posible, su configuración original.

Las obras de rehabilitación se inician el 3 de julio de 1985 y concluyen el 23 de diciembre de 1986. La dirección técnica de las mismas corre a cargo del arquitecto D. Francisco Javier Martín Malo y del arquitecto técnico D. Fernando Martínez Reinoso. La financiación del proyecto corre a cargo exclusivamente de EDIPSA con la colaboración del Banco Hipotecario de España.


Edipsa, una larga trayectoria
Edipsa, una larga trayectoria
Rescatamos el pasado, construimos el futuro.

Se realizaron importantes actuaciones sobre elementos del edificio durante la rehabilitación, entre las que cabe destacar que se restauró de forma simultánea la fachada exterior y el interior del edificio, se eliminaron las construcciones que ocupaban el patio central así como las divisiones interiores fruto de reformas anteriores, se cambiaron todas las instalaciones interiores de agua, electricidad, saneamiento, ascensor y telefonía, se añadieron nuevas instalaciones como hilo musical, video y aire acondicionado, se cambio el lucernario del patio y se repusieron azulejos y elementos decorativos respetando los diseños existentes y eliminando añadidos posteriores para devolver al edificio a su estado original.


Edipsa, una larga trayectoria
Edipsa, una larga trayectoria

Mención especial merecen determinados trabajos cuya complejidad fue notable y entre los que cabe reseñar la reconstrucción de la escalera, desmontada peldaño a peldaño, pulida y vuelta a colocar reponiéndose los elementos rotos o deteriorados y la cúpula que la remata que se encontraba prácticamente destruida: También fue especialmente complicada la recuperación de las columnas del patio y los revestimientos de mármol de la fachada principal notablemente deteriorados que fue realizada por artesanos provenientes de las canteras de Macael (Almería).


Edipsa, una larga trayectoria
Edipsa, una larga trayectoria

El trabajo de rehabilitación se planteó en siete fases diferenciadas que se detallan a continuación:

En una primera fase, se realizó un trabajo de documentación fotográfica a fin de establecer las líneas de actuación con los elementos que afectaban a la estructura del edificio antes de proceder a su demolición y posterior reconstrucción y para tener una base documental de aquellos elementos que iban a requerir la fabricación de réplicas por encontrarse muy deteriorados.

En la segunda fase se produce la demolición de elementos añadidos a la estructura original del edificio y el total desescombrado del interior del mismo.

La tercera fase se dedicó a un análisis de los elementos estructurales del edificio poniendo especial interés en las fisuras y huecos de los muros de carga. Se eliminaron las causas que habían provocado las fisuras, se sellaron las grietas, se graparon los muros y se reforzaron con malla metálica y mortero, fundamentalmente en las zonas de carga del edificio. Se comprobó el estado de cada una de las vigas de madera y se rellenaron los huecos de muro donde apoyaban las cabezas de las mismas con mortero expansivo para facilitar la transmisión de las cargas.


Edipsa, una larga trayectoria
Edipsa, una larga trayectoria

Una vez reforzada la estructura del edificio se entra en una cuarta fase eminentemente artesana durante la cual se analizan algunos componentes arquitectónicos para evaluar si eran recuperables. Ejemplo de este proceso es el seguido con la cerrajería y la carpintería que fue descolgada limpiada a fuego y reparada en un taller "in situ" sustituyéndose los elementos deteriorados por otros con las mismas características, siendo especialmente reseñable el trabajo de recuperación realizado en el portón de entrada. Con respecto a la solería, la reparación y sustitución de piezas se realizó de acuerdo con los especialistas, se buscaron mármoles y cerámicas de las mismas características que los originales, todo ello dentro un meticuloso y paciente trabajo de investigación en la búsqueda de los materiales más adecuados. Resultaron especialmente complicados los trabajos de reparación, sustitución y reproducción de los artesonados y elementos decorativos en escayola.


Edipsa, una larga trayectoria
Edipsa, una larga trayectoria

Dentro de la quinta fase de los trabajos, se planteó la necesidad de proteger la obra realizada y tomar unas lógicas precauciones debido al alarmante estado de conservación de algunos de los edificios próximos. Algunos de ellos se encontraban prácticamente invadidos por insectos como las termitas altamente perjudiciales para los elementos de madera. También era destacable la nula resistencia al fuego que presentaban estos edificios. Como consecuencia de la situación descrita, se ejecutan una serie de trabajos con el fin de proteger la construcción contra hongos e insectos, aplicándosele también un tratamiento de protección ignífuga a todo el edificio.

La sexta fase se centró en los trabajos de albañilería y en la deteriorada cubierta del edificio, se conservó el diseño y las pendientes de la misma, pero a la vez se la dotó de una impermeabilización de acuerdo con la normativa vigente. Cabe destacar en esta fase la sustitución de las tejas que conformaban la cubierta por un modelo de similares características. También se sustituyó el lucernario que protege al patio de las inclemencias del tiempo por uno nuevo, aunque este trabajo, que pertenecía a esta fase, se ejecutó casi al final de la rehabilitación.

Se concluyeron los trabajos con una séptima fase en la que se renovaron la totalidad de las instalaciones interiores del edificio, se desmantelaron y rehicieron elementos tales como la fontanería, el saneamiento, las líneas eléctricas, las de teléfono, las de video, etc., además se remataron los trabajos de albañilería que se habían ido solapando con las distintas fases ya comentadas.


Edipsa, una larga trayectoria
Edipsa, una larga trayectoria

El resultado final de los trabajos fue la total adaptación del edificio para su nuevo cometido como era el de la prestación de un servicio a oficinas con unos requerimientos mínimos que pudiesen permitir la instalación de despachos, salas de reuniones y maquinaria, requerimientos que estaban altamente condicionados por la configuración y la estructura original del edificio.

Un capítulo aparte merece la elección y búsqueda de los elementos ornamentales con los que se pretendía recrear la decoración que históricamente había tenido el palacio en tiempos pasados. Con esta premisa se eligieron determinados modelo de macetas y plantas, sobre todo palmeras, para el patio interior. Se reprodujeron los faroles y se ubicaron los puntos de luz en los lugares donde había constancia gráfica de ello. Para evocar a las que existieron a principios del S. XX en el patio, se adquirieron, curiosamente en el "rastro" de Madrid, dos estatuas-candelabros muy similares realizadas en la fundición Durenne, de donde proceden también las esculturas que se encuentran en la Fuente de las Tres Gracias de nuestra capital y que fueron realizadas en Sommevoire (Francia) a finales del S. XIX. Se añadió a la cúpula de las escaleras una magnífica lámpara araña de gas adaptada a luz eléctrica que procedía del palacio de los Mora-Figueroa de Madrid que era muy parecida a la que existió en su momento. Uno de los elementos que se intentó recuperar sin éxito, fue la pequeña fuente-surtidor que se situaba en el centro del patio durante el tiempo en que el edificio fue el Hotel Regina, teniéndose que desistir finalmente de su incorporación al proyecto de rehabilitación ante la imposibilidad de localizarla y debido a la escasa calidad de las imágenes que de ella se tenían y que imposibilitaban reproducirla con un mínimo de detalles, no obstante no se descartó su posterior incorporación al edificio para lo que se previeron las correspondientes instalaciones. Además de todo lo anterior, se puso especial cuidado en que determinados elementos añadidos por imperativo de la nueva actividad que se desarrollaba en el edificio, tales como directorios de empresas, rótulos, cortinajes, etc. estuviesen integrados en el entorno y en consonancia con la decoración del palacio para no introducir elementos que perjudicasen la imagen del edificio una vez rehabilitado.

Como se ha indicado en otro momento, la rehabilitación del Palacio de los Ugarte-Barrientos supuso el punto de partida para la rehabilitación de otra serie de edificios del centro histórico de Málaga y los trabajos efectuados supusieron la concesión, a Edipsa y al arquitecto D. Francisco Javier Martín Malo, de diversos premios de reconocimiento por su labor rehabilitadora por parte del Colegio de Arquitectos de Málaga y del Colegio de Aparejadores y Arquitectos Técnicos de Málaga en 1987. También fue reconocida la inestimable y magnífica labor que realizaron las empresas colaboradoras en la rehabilitación mediante la concesión de diplomas acreditativos de su participación en la obra.

Premio Colegio

El sentimiento con el que se forjó la idea de acometer la recuperación del Palacio de los Ugarte Barrientos, se puede resumir en una cita de la entrevista realizada por el periodista malagueño D. Julián Sesmero al gran impulsor de las mismas, D. Francisco Porras Fontiveros, con motivo de las obras de rehabilitación.

"Me lo dijo cuando con él me cité a pie de obra: 'Es un proyecto de ilusión. Si vieras... Cuando la gente pasa por Puerta del Mar y se detiene a contemplarlo y dice de él las cosas que oigo, uno siente como justificada y pagada su profesión, uno cree que está devolviendo a Málaga algo a lo que la ciudad tenía perfecto derecho. Y eso, eso tan sencillo, a mí me colma como empresario de la construcción, pues soy de los convencidos que al centro de la ciudad hay que devolverle su antigua grandeza, su estética de siempre...'"