Muchos padres se hacen las siguientes preguntas acerca de sus hijos: ¿a partir de qué edad podemos dejar a nuestros hijos solos en casa? ¿Qué consejos debo seguir para que los niños estén en el hogar con total seguridad? A continuación vamos a dar respuesta a estas y a otras dudas.

Niños que se quedan solos en casa

Según un informe realizado por la Asociación Española de Pediatría y la Fundación Mapfre cuyo nombre es “Accidentes de la población infantil española”, el 9,1% de los menores de 12 años se quedan solos en casa en algún momento, de los cuales, el 5% tienen menos de cuatro años.

Si hablamos desde el punto de vista legal no existe ninguna ley que establezca la edad mínima en la que un menor se pueda quedar en casa sin supervisión de un adulto. Sin embargo, los padres pueden llegar a ser sancionados e incluso podrían tener que actuar los servicios sociales si se considera que pasan demasiado tiempo solos.

Entonces ¿a qué edad pueden quedarse solos en casa durante un corto periodo de tiempo? los expertos sugieren que sea a partir de los diez años.

Consejos de seguridad para cuando están solos

Enchufes: conviene que coloque tapas para enchufes en toda la vivienda y sobre todo no deje visibles aquellos que estén conectados a aparatos tales como la televisión, DVD, etc. Ellos deben saber que es peligroso tocarlos.

Entretenimiento: déjale tareas sencillas para que hagan mientras no está, por ejemplo barrer el suelo u otras, tales como pintar. Si están entretenidos hay menos peligro de que “investiguen” a sus anchas.

Gas: aunque parezca obvio, jamás debe dejar que manipulen la caldera, tampoco que haya fósforos al alcance de los niños, por otro lado, conviene que ellos solos no calienten su comida, ni siquiera en el microondas.

Números de teléfono: es imprescindible que sepan llamar a emergencias o a los teléfonos de los padres u otros familiares, déjale un teléfono a mano.

Ensaye: antes de dejar a su hijo solo por primera vez ensaye sobre casos o problemas hipotéticos que pudieran llegar a ocurrir cuando no esté.

Familiares y amigos: avise a alguien de su círculo de confianza que faltará un rato de casa, para que estén pendientes.

Ventanas y balcones: si reside en un edificio de varias alturas, cuide de que no haya cerca de las ventanas sillas o muebles dónde puedan subirse, lo mejor es que no se asomen nunca a la ventana ni salgan al balcón.

Internet: puede instalar programas de control parental, así podrá ver a que sitios acceden cuando no esté.

¿Qué le parecen estos consejos?